¿Cómo un videojuego puede transformar tu negocio?

Las empresas siempre están buscando la forma de hacer que sus procesos productivos sean más eficientes y eficaces. Y ahora, los departamentos de recursos humanos y de marketing parecen haber descubierto cómo un videojuego puede transformar un negocio.

Y es que los videojuegos son atractivos, enganchan y tienen componentes que facilitan el aprendizaje de ciertas acciones para conseguir objetivos, por lo que cada vez más se están implementando procesos que los incorporan al mundo empresarial.

Adobe, BBVA, McDonald’s, Starbucks y Samsung ya han dado exitosos pasos en este campo, tanto para mejorar los procesos internos como para la utilización de aplicaciones que fortalecen sus estrategias de marketing. Este artículo en la revista Forbes también hace referencia a sus beneficios.

Por éstas y más razones queremos que descubras cómo un videojuego puede transformar tu negocio y llevarlo a que alcance el éxito con mayor rapidez.

 

 

¿Qué es la gamificación?

Imagina que entras en un proceso de selección de una empresa y, tras la primera entrevista, te indican que instales una aplicación. Cuando accedes a ella descubres que es un videojuego de la propia empresa, donde se pondrán a prueba tus conocimientos y habilidades como candidato.

O que los empleados de una empresa obtengan insignias o visualicen logros a medida que cumplen los objetivos establecidos para su puesto de trabajo, recordándoles, de forma creativa, cuáles son sus metas y aumentando la satisfacción al obtenerlas.

El uso de videojuegos para transformar negocios se enfoca en hacer entretenidos y divertidos todos aquellos procesos que lo necesiten, facilitando así que la productividad aumente.

Motivación, psicología y entretenimiento se entretejen para conseguir que los usuarios de estos videojuegos se comporten de una forma concreta, haciéndolos sentir partícipes, asunto que de ninguna otra manera sería posible o, al menos, tan efectiva.

Las claves de la gamificación en los videojuegos para negocios

Como cualquier videojuego enfocado al ocio, aquel que se diseñe para funcionar como estrategia de marketing, prueba de evaluación de candidatos o herramienta de formación, debe cumplir con algunos aspectos fundamentales:

Experiencia de usuario creciente

Existen muy pocos juegos que no comiencen con un tutorial sencillo y didáctico. La gamificación también empieza así, consiguiendo que el jugador no se sienta abrumado con demasiadas opciones a la vez.

Esto ayudará a que se familiarice con la interfaz, sepa qué tiene que hacer en cada momento y se adapte con mayor rapidez, reduciendo la curva de aprendizaje para que la frustración y el estrés no sean problemas a tener en cuenta.

 

Designar objetivos concretos

Más allá de aportar entretenimiento, un videojuego para un negocio debe tener un objetivo muy concreto; ya sea evaluar conocimiento, incentivar la productividad o mejorar la comunicación entre empleados.

Una vez se tenga claro cuál es el objetivo principal, el resto del videojuego debe ayudar a potenciarlo. Y, como no, dejar muy claro qué recompensas se van a obtener una vez se consiga.

Personalización del juego

La gamificación no solo está en el videojuego en sí, sino también en todos los elementos de personalización que se puedan añadir como perfil personal, foto, avatar e, incluso, diseños alternativos para la interfaz del juego.

Esas particularidades convierten el juego en una experiencia única y personal para cada empleado y hará que se impliquen muchísimo más.

Retos y desafío

Un videojuego fácil es aburrido y acaba por abandonarse. En la gamificación de un negocio tiene que ocurrir lo contrario, hay que focalizarse en que los usuarios del videojuego o aplicación tengan que realizar un esfuerzo para conseguir las metas marcadas.

Tampoco se trata de hacerlo demasiado difícil, pero sí que permita al empleado o cliente sentir que está ganando gracias a su inteligencia y habilidad.

Entorno social

Que los empleados puedan mostrar los logros conseguidos a sus compañeros y jefes, incluso compartiéndolo en las redes sociales, facilitará que el interés general por el uso de aplicaciones gamificadas sea mucho mayor.

Añadir un modo colaborativo dentro del propio videojuego para conseguir recompensas mayores hará que entiendan de la importancia del trabajo en equipo.

 

 

Beneficios en la gamificación

La gamificación ha demostrado ser una disciplina muy útil en muchos negocios, tanto en el aspecto organizativo como en el de marketing.

Y es que aquellas empresas que han decidido apostar por los videojuegos han encontrado beneficios muy interesantes:

  1. Aumenta la motivación de los empleados, consiguiendo una mayor satisfacción con la empresa y el puesto de trabajo que ocupan.
  2. Fomenta la creatividad, porque pueden establecerse objetivos y dificultades que permitan a los trabajadores elegir cómo conseguirlos.
  3. Permite mayor implicación de los empleados, fortaleciendo su fidelidad con la empresa y reduciendo la rotación de personal.
  4.  Permite desarrollar habilidades y dinámicas concretas, siendo un potente aliado para la formación continua de los usuarios.
  5.  Aporta una imagen de empresarial innovadora y que apuesta por la tecnología, ideal para captar la atención de nuevos talentos.

En su conjunto, todos estos beneficios aportan un aumento de productividad. Y es que la gamificación o uso de videojuegos para transformar un negocio tiene una gran capacidad de adaptación.  Esperamos haberte enseñado un poco más cómo un videojuego puede transformar tu negocio para lograr más eficiencia, empleados más implicados y mejoras organizativas.

En Friday Mood podemos diseñar este tipo de juegos o apps para tu empresa, así que ¿A qué esperas para revolucionar tu negocio y disfrutar de todos estos beneficios?

Post a Comment